Colombia está en la ruta final de la guerra: Santos

El presidente colombiano Juan Manuel Santos aseguró en la 70 Asamblea General de las Naciones Unidas que Colombia está en ”el camino final” de una solución política real y negociada a más de 50 años de conflicto armado.

El tema de esta conferencia es el ”Camino hacia la Paz, la Seguridad y los Derechos Humanos (…) Ese es el camino que está transitando Colombia -ahora más que nunca- y por eso me siento honrado al venir a esta Asamblea para compartir una noticia también histórica”, dijo.

”Hoy vengo a ratificar ante el mundo que -entre los más de 20 conflictos armados que subsisten en el planeta, y que generan tanto dolor, pobreza y sufrimiento-, hay uno, el de mi país, el de Colombia, que está en el camino final de una solución real”, subrayó.

Santos señaló que Colombia va ”a terminar el más antiguo y el último conflicto armado del Hemisferio Occidental. Porque lograr la paz -en Colombia y en cualquier rincón de la tierra- es una responsabilidad que nadie debería evadir”.

Recordó las frases del Papa Francisco ante el Congreso de Estados Unidos, cuando dijo: ”Cuando países que han estado en conflicto armado retoman el camino del diálogo, se abren nuevos horizontes para todos. Esto ha requerido y requiere coraje, audacia, lo cual no significa falta de responsabilidad”.

”En Colombia hemos procurado obrar con ese coraje, con esa audacia -pero también con esa responsabilidad- de que habla el Santo Padre, y comenzamos a ver los frutos de nuestro esfuerzo”, enfatizó.

El mandatario contó ante el pleno de la asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que han sido más de 50 años de guerra interna, en un país ”destinado al progreso y la felicidad, y estamos decididos a terminarla”.

”Hace menos de una semana, en La Habana -luego de casi tres años de negociaciones en los que hemos avanzado en la mayoría de los puntos de la agenda acordada-, se logró un acuerdo sobre el que era, tal vez, el mayor obstáculo para firmar la paz”, subrayó.

Explicó que se logró ”un acuerdo sobre lo más difícil en cualquier proceso de paz: un sistema de justicia transicional que garantiza la no impunidad para los delitos más graves cometidos con ocasión del conflicto”.

Destacó que ”esta es también la primera vez, en la historia de los conflictos en el mundo, en que un gobierno y un grupo armado ilegal -en un acuerdo de paz y no como resultado de posteriores imposiciones- crean un sistema de rendición de cuentas ante un Tribunal nacional por la comisión de crímenes internacionales y otros delitos graves”.

”Estamos sentando un precedente que puede servir de modelo a otros conflictos armados en el planeta (…) Y es tan importante este avance -tan significativo- que nos permitió dar dos pasos adicionales, que son la mejor noticia que traigo a este gran foro de naciones”.

Santos reveló que con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se acordó ”una fecha límite para firmar el Acuerdo Final que terminará nuestro conflicto armado: será -como máximo- el 23 de marzo de 2016. Es decir, en menos de seis meses”.

Agradeció a la comunidad internacional por su apoyo a los esfuerzos de paz de los colombianos y ”por su voluntad de respaldar la etapa del posconflicto”.

”Una Colombia en paz será un factor positivo para el mundo en asuntos tan diversos -aunque relacionados- como la lucha contra el cambio climático y contra las drogas ilegales, la seguridad o la erradicación de la pobreza extrema”, reiteró el mandatario.

El gobierno de Santos y las FARC negocian una salida política a más de cinco décadas de guerra, que ha dejado más de 300 mil muertos, miles de desaparecidos y millones de desplazados.

Santos también expuso ante la ONU su Plan Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos, el cual tiene un ”enfoque múltiple: no solo perseguir mafias, sino dar oportunidades económicas y sociales a los campesinos, garantizar la presencia del Estado y la justicia, y prevenir y tratar el consumo como un tema de salud pública”.

Consideró: ”Si terminamos el conflicto, la guerrilla -que ha sido un factor negativo en el fenómeno del narcotráfico- se convertirá, una vez dejadas las armas, en un aliado para combatirlo”.