Con ayuda de EU, Afganistán lanza operativo para recuperar ciudad tomada por talibanes

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, afirmó hoy que la situación en Kunduz está bajo control, aunque sigue en marcha la operación militar para recuperar esa estratégica ciudad del norte del país que fue tomada ayer por los talibanes.

A su vez, la Fuerza Aérea estadunidense lanzó hoy un ataque aéreo sobre posiciones de los talibanes en Kunduz.

Quiero asegurar a todos mis conciudadanos que la situación en Kunduz está bajo control. Las fuerzas de seguridad han logrado progresos. Algunos edificios gubernamentales han sido recuperados”, dijo Ghani en una rueda de prensa.

Los talibanes entraron ayer en Kunduz y tomaron la ciudad, clave para las comunicaciones del norte del país, en la conquista militar más importante desde la caída de su régimen en 2001.

Debemos continuar con nuestras vidas con confianza y confiar en las fuerzas de seguridad”, indicó el gobernante, que hoy cumple un año en el poder.

El mandatario indicó que los talibanes están utilizando a los civiles como “escudos humanos” y que sus órdenes son “prestar atención a las vidas de los civiles”, por lo que el Ejército no puede bombardear la ciudad, clave para las comunicaciones del norte del país.

Las fuerzas de seguridad afganas lanzaron esta mañana una ofensiva para recuperar Kunduz, con operaciones terrestres con el apoyo aéreo de Estados Unidos, que ha llevado a cabo bombardeos en la provincia.

Ghani afirmó que los insurgentes han sufrido muchas bajas en la operación y que sus tropas están luchando “profesionalmente”.

Esta es una guerra impuesta por una persona que murió hace dos años, en la mayor mentira de la Historia”, indicó en referencia a la muerte del líder talibán mulá Omar anunciada en julio.

El ministro de Defensa, Masoum Stanikzai, ofreció en la rueda de prensa detalles de la caída ayer de la ciudad, en la que participaron insurgentes extranjeros.

Un gran número de combatientes foráneos de Asia central participaron en la operación”, afirmó Stanikzai, asegurando que algunos talibanes se infiltraron en la ciudad durante la celebración de la fiesta del cordero y que tuvieron ayuda desde dentro de la ciudad.

El ministro indicó que los insurgentes lanzaron también un ataque en el distrito de Eshkamish de la vecina provincia de Takhar, pero fueron repelidos por el Ejército.

Por su parte, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid indicó en su Twitter que la situación en Kunduz es “normal”.

El comienzo del contraataque enemigo no es cierto, los muyahidines defenderán valientemente la ciudad”, indicó.

Un médico habitante de Kunduz que prefirió no ser identificado señaló telefónicamente que los talibanes todavía patrullan la ciudad con vehículos tomados a las fuerzas de seguridad.

Todavía estoy en casa y no me atrevo a salir a la calle, no sé lo que nos harán los talibanes”, dijo.

Otro habitante de Kunduz, Sadruddin, un conductor de camiones, indicó que los helicópteros de las tropas afganas están sobrevolando la ciudad y se oyen disparos en la zona de la ciudad en que se encuentra el aeropuerto.

Ghani cumple un año en el poder con una creciente situación de pérdida de seguridad y ralentización económica, que coincide con la salida de las tropas extranjeras del país.

La OTAN mantiene unos 4 mil militares en Afganistán en la misión de asistencia y capacitación ‘Apoyo Decidido’, mientras que Estados Unidos lleva a cabo una operación de combate o “antiterrorista” que incluye 9 mil 800 militares que permanecerán en principio hasta final de año.