Obama: acabar con el Estado Islámico ‘no es trabajo fácil’

El presidente Barack Obama comprometió el martes todas las herramientas posibles -militares, de inteligencia y económicas- para derrotar a la organización Estado Islámico, pero reconoció que el grupo extremista que se ha asentado en granes porciones de Siria e Irak es fuerte y continúa creciendo.

Obama habló como presidente de una cumbre especial de la ONU sobre la lucha contra el terrorismo, un día después de que él y los mandatarios de Rusia, China e Irán ofrecieran discursos ante la Asamblea General de la ONU en su 70º aniversario.

El combate al terrorismo, especialmente en Siria, ha atrapado la atención de los líderes del mundo, pero en general no ha habido un consenso sobre cómo terminar con ese mal, informa The Associated Press.

“He dicho en reiteradas ocasiones que nuestra forma de operar llevará tiempo. Este no es un trabajo fácil”, advirtió Obama, quien agregó sentirse “optimista” ante las posibilidades de que la violenta organización será derrotada.

“Esta no es una batalla convencional, esta es una campaña a largo plazo, no solo contra esta red en particular, sino contra su ideología”, dijo el presidente, quien aseguró que los milicianos perderán porque no tienen otra cosa que ofrecer fuera de sufrimiento y muerte.

Obama anunció que Nigeria, Túnez y Malasia son los más recientes integrantes de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos para combatir al grupo EI.

Más de 60 países, incluso naciones árabes, colaboran y emprenden ataques aéreos en un intento por acabar con el grupo EI, que se ha apoderado de grandes regiones de Irak y Siria.

La organización extremista atrae a combatientes de todo el mundo, lo que ha generado temores de que regresarán a sus países de origen para emprender ataques. La lucha ha sido complicada por la presencia militar rusa en Siria para apoyar al presidente Bashar al Asad. El mandatario ruso Vladimir Putin sugirió el lunes que su país podría realizar ataques aéreos contra los milicianos en Siria, si lo autoriza Naciones Unidas o lo solicita Damasco.

Obama y Putin están enfrentados por el involucramiento ruso, ya que Washington ha dicho que Asad debe dejar el poder. Ambos mandatarios expresaron visiones encontradas sobre Siria durante sus discursos al comienzo de la Asamblea General de la ONU el lunes.

Al reflexionar sobre esta división, un funcionario de la delegación rusa dijo que Moscú participará en la cumbre encabezada por Obama sólo con un funcionario menor, el vice embajador ante la ONU Evgeny Zagaynov. El miércoles Rusia encabezará su propia reunión contra el extremismo como actual presidente del Consejo de Seguridad de la ONU.