GRANDES EXPECTATIVAS CON EL NUEVO COMIENZO: SANDOVAL FLORES

 

 

Morelia, Mich., a 01 de octubre de 2015.- Silvano Aureoles Conejo  tomó protesta como gobernador de una entidad muy lastimada, golpeada y castigada, por lo que tiene encima un trabajo muy difícil para sacar adelante a Michoacán, así lo expresó el Dirigente Estatal del Partido del Trabajo, Reginaldo Sandoval Flores.

 

Para el dirigente petista, el discurso emitido por el nuevo gobernador Aureoles Conejo fue inteligente para mantener la expectativa sobre lo prometido en campaña que es “un nuevo comienzo” y alimentar así la esperanza de los michoacanos que votaron por él para no defraudarlos, sin embargo, también lo calificó como muy audaz y aventurero al creer que tampoco es lo que se ha planteado.

 

Sandoval Flores expresó que espera en que el gobernador alcance todos los objetivos planteados, y para ello mencionó que su gabinete será de mucha importancia, ya que serán quienes operen las decisiones del titular del ejecutivo estatal, pues de lo contrario, entonces el gabinete se convierte en una carga pesada que dañará severamente el desarrollo que plantea el gobernador.

 

Explicó el líder petista que no se sabe con certeza hasta dónde será factible lo pronunciado por el gobernador Aureoles Conejo pues existieron detalles que estuvieron de más como el tema de la reforma educativa que “estamos claros que no es educativa, es laboral” y lo conminó a llevar a cabo un gobierno basado en el diálogo, en el consenso y no en “el garrote” pues la represión sólo enardece y desesperanza a la población.

 

Expresó  Sandoval Flores que aún tiene en sus manos la posibilidad de tomar en cuenta más elementos del plan alternativo de gobierno propuesto por el Partido del Trabajo y del cual ha sustraído algunos puntos esenciales para atacar las causas de esta gran desestabilidad sistemática estatal, que tiene sumergido a Michoacán en un grave problema de crisis.

 

Finalmente, solicitó a Aureoles Conejo a no dejar que la Federación vuelva a colocarle el pie en el cuello a Michoacán, tal como lo mencionó en su discurso, sino que ponga en práctica su capacidad de gestión para sacar a este estado adelante, dignificando la calidad de vida de todos los michoacanos que son más de dos millones y que son un grupo vulnerable a merced de la delincuencia por necesidad.