Uno de los mexicanos extraditados comparece en EU

José Emanuel García Sota, uno de los trece individuos que México extraditó ayera Estados Unidos, compareció este jueves ante la Corte Federal del Distrito de Columbia para responder por el asesinato, en febrero de 2011, de un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

García Sota, de 34 años, originario de San Luis Potosí y conocido como “Zafado” o “Safado”, está también acusado del intento de asesinato del agente fronterizo Víctor Ávila, que sufrió graves heridas en el ataque de un grupo de individuos, en el que supuestamente participó el extraditado.

La agresión se produjo en México, cuando los dos agentes fronterizos conducían desde Monterrey a la capital del país y fueron atacados por un grupo de hombres, que pertenecían al cártel de “Los Zetas”, según el fiscal Vincent H. Cohen, encargado del caso.

Por este ataque, ocurrido hace cuatro años, ya se declararon culpables de los cargos de asesinato e intento de asesinato otras tres personas: Julián Zapata Espinoza, conocido como “Piolin” y de 34 años; Rubén Darío Venegas Rivera, apodado “Catracho”, de 27 años; y José Ismael Nava Villagran, el “Cacho”, de 33 años.

Una cuarta persona, Francisco Carbajal Flores, conocido como “Dalmata” de 40 años, confesó en 2012 haber planeado los ataques siguiendo un patrón de delincuencia organizada y haber, posteriormente, ocultado el asesinato del agente del ICE.

Los tres primeros acusados reconocieron ser parte del cártel de “Los Zetas” y el cuarto confesó haber ayudado al grupo criminal, según un comunicado del Departamento de Justicia.

La próxima aparición ante la Corte del Distrito de Columbia de García Sota está programada para el próximo 9 de octubre.

Este mexicano forma parte del grupo de 13 individuos reclamados por diversos delitos en cortes estadounidenses, que decidió extraditar México este miércoles y entre los que destaca Édgar Valdez, alias “La Barbie”, requerido por narcotráfico y considerado una figura clave del cártel de los Beltrán Leyva.

También destaca Luis Humberto Hernández, al que se vincula con los asesinatos de empleados consulares en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, en 2010.