Se les acabó la fiesta a los bandidos: El Bronco

Al rendir protesta como el primer gobernador independiente en la historia partidista de México, Jaime Rodríguez Calderón se comprometió a recuperar el orgullo de Nuevo León y a limpiar la “casa sucia” que recibió del pasado gobierno priista de Rodrigo Medina.

“Hemos encontrado la casa sucia, las columnas derruidas, fugas por muchas partes, el techo cayéndose y, para acabarla de fregar, hipotecada. Pero no es el tiempo el que castigó nuestra casa, sino la corrupción sin llenadera y el delirio de muchos de quienes se creyeron reyes y no gobernantes.

“Que donde había ciudadanos veían súbditos, que donde había dinero público veían botín. Hoy les digo claro y fuerte: ‘se les acabó la fiesta a los bandidos”, advirtió.

Medina, a su lado, escuchaba con el gesto adusto y extremadamente serio.

En su mensaje, el independiente consideró inaceptable que en un estado como Nuevo León todavía existan 140 mil personas que vivan en la pobreza extrema, por lo que pidió a los diputados de las siete fracciones que aceptaran el presupuesto para el 2016 que entregará en los próximos días.

También dijo, como en campaña, que a las televisoras no les entregaría ni un solo peso para que inflamaran la egolatría del gobernante, en alusión, otra vez, a Medina, a quien se le acusa de haber derrochado hasta 5 mil millones de pesos en el sexenio en gasto de propaganda.