Detienen a cinco acusados de homicidio en Quintana Roo

La Policía Judicial de Quintana Roo capturó a cinco presuntos “sicarios” pertenecientes al grupo delictivo de “Los Pelones”, entre ellos un adolescente de 15 años, relacionados con el homicidio de un presunto distribuidor de droga, a quien descuartizaron en un domicilio localizado en una zona popular de Cancún, en donde fueron decomisados droga, armas de fuego, dos motocicletas y un vehículo.

La Procuraduría de Justicia informó la víspera que inició la averiguación previa 6076/2015, por el delito de homicidio, en agravio de una persona que se encuentra en calidad de desconocida y de la cual sólo conocen su sobrenombre: “El Milo”.

En paralelo, la Fiscalía de Atención al Narcomenudeo abrió un expediente por delitos contra la salud y se dio desglose a la Procuraduría General de la República (PGR), por el aseguramiento de las armas.

Los detenidos y presuntos responsables del crimen responden a los nombres de Francisco “N”, alias “Zyzor” o “La Roca”, de 23 años de edad, originario de Acayucan, Veracruz; Julián “N”, alias “Gárgola”, de 34 años, procedente del Estado de México; Luis “N”, de 21 años, y un menor de 15 años, ambos originarios de Cancún; así como a Josafat “N”, de 23 años, nacido en Toluca.

Mediante un comunicado, la dependencia estatal dio a conocer que la madrugada de ayer martes, la Policía Judicial recibió un reporte sobre la presencia de personas armadas frente a un domicilio ubicado en la región 260, en la esquina de Ignacio Antonio Polo con calle Ciruela, del fraccionamiento Prado Norte, lo que movilizó a elementos de la corporación y agentes de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno de Cancún.

Al llegar al lugar observaron el arribo de un vehículo de color verde, marca Ford, tipo Focus, de donde descendió una persona de sexo masculino, identificado como Francisco “N”, alias “Zyzor” o “La Roca”, quien portaba un arma larga R-15.

El detenido se percató de la presencia de los agentes y entró a la vivienda, en donde se encontraban los otros implicados; detrás suyo, los policías le dieron alcance y lo desarmaron. En la casa, la policía observó manchas de sangre. Al catear el lugar ubicaron armas y droga.

Al ser interrogados sobre el hallazgo, los detenidos presuntamente confesaron haber asesinado a “El Milo”, a quien desmembraron. Las partes de su cuerpo fueron colocadas en una cubeta, colocada en la azotea del inmueble, mientras que en el patio trasero dejaron el torso de la víctima, envuelto en una sábana.

La dependencia estatal añadió que continúa con las indagatorias de los hechos, sin descartar ninguna línea de investigación.