China se mantiene al margen de la escalada entre Pyongyang y Washington

China, principal apoyo de Corea del Norte, se mantiene al margen en la escalada retórica entre Pyongyang y Washington, sin tomar partido por ninguno de los dos.

En plena guerra retórica con el régimen de Kim Jong-Un, al que prometió “fuego e ira” si sigue amenazando a su país, el presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a señalar la responsabilidad de Pekín.

En respuesta, Pekín incitó una vez más a “todas las partes” a “dar muestras de prudencia”.

– ¿Qué estrategia para Pekín? –

Pekín defiende la vuelta a las negociaciones de los Seis (las dos Coreas, Japón, Rusia, China y Estados Unidos) interrumpidas desde 2009. “China podría presidir esas conversaciones y reforzar su influencia” en la región desempeñando un papel de mediador, afirma el politólogo Willy Lam, que vive en Hong Kong.

Por el momento, sin embargo, Pekín intenta no intervenir en el conflicto entre la Casa Blanca y el régimen norcoreano, al considerar que son Pyongyang y Washington quienes deben “actuar de forma más activa” para apaciguar “las tensiones”.

“Pedimos a todas las partes que den muestras de prudencia en sus palabras y sus acciones (…) y refuercen su confianza mutua, en vez de recurrir a las viejas recetas que consisten en encadenar las demostraciones de fuerza”, declaró este viernes Geng Shuang, portavoz del Ministerio chino de Exteriores.

China propuso en varias ocasiones una solución para salir de la crisis: que Corea del Norte acabe con sus ensayos nucleares y balísticos, y EEUU y Corea del Sur pongan fin a sus ejercicios militares conjuntos.

Pero Trump y el régimen de Kim Jong-Un no parecen dispuestos a entablar el diálogo deseado por Pekín.

“Un diálogo sensato es imposible con un tipo que carece de juicio”, declaró el general Rak-Gyom, comandante de las fuerzas balísticas norcoreanas, citado por la agencia oficial KCNA.

Por su parte, lejos de templar los ánimos, Trump afirmó este viernes que las “soluciones militares (estadounidenses) están listas para ser desplegadas” contra Pyongyang.

– ¿Qué puede hacer China? –

“China no tiene ninguna baza efectiva para iniciar una desescalada de la situación si Trump y el régimen de Kim siguen actuando de forma impulsiva”, observa Xu Guoqi, experto en relaciones internacionales en la Universidad de Hong Kong.

En un editorial, el diario oficial chino Global Times llegó este viernes a la misma conclusión: “Esta vez, Pekín no puede tranquilizar a Washington y Pyongyang”.

Trump disiente. Según él, China, el principal socio económico de Corea del Norte, “puede hacer mucho más” para presionar a su turbulento vecino, a pesar de que se unió el sábado pasado al conjunto del Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar nuevas sanciones contra Pyongyang.

Los expertos dudan de la eficacia de esas sanciones, y China, que recibe el 90% de las exportaciones norcoreanas, afirma que no interrumpirá los intercambios que supongan una ayuda “con fines humanitarios”.

Para Lam, hay que animar a Pekín a reducir drásticamente esa “ayuda” y a Estados Unidos a hacer “importantes concesiones, por ejemplo, en el despliegue de su escudo antimisiles THAAD, las disputas comerciales o el mar de la China Meridional”.

– ¿Defenderá China a Pyongyang? –

Ocho años después del final de la guerra de Corea (1950-1953), Pekín y Pyongyang cerraron “un tratado de amistad, cooperación y asistencia mutua”, pero los expertos se preguntan cómo se aplicaría ese pacto en caso de conflicto.

Los analistas creen que China se preocupa por una caída del régimen norcoreano, que provocaría un flujo masivo de refugiados hacia su territorio, y ve con malos ojos cualquier acercamiento de las fuerzas armadas estadounidenses a sus fronteras.

Pero todo dependerá de quién inicie una intervención militar, afirmó este viernes el Global Times. “Si Corea del Norte envía misiles que amenacen el suelo estadounidense en primer lugar y Estados Unidos reacciona, China permanecerá neutral”, aseguró. Pero si Washington y Seúl golpean primero “e intentan derrocar al régimen norcoreano y el equilibrio político de la península, entonces China se lo impedirá”. AFP