La represión militar busca expulsar a los rohinyás de Birmania, afirma la ONU

La campaña de represión “sistemática” contra los rohinyás se concibió para expulsar definitivamente a la minoría musulmana del estado de Rakáin, en el oeste de Birmania, declaró este miércoles la ONU.

“Los ataques brutales contra los rohinyás en la parte septentrional del estado de Rakáin fueron organizados, coordinados y sistemáticos, con la intención no sólo de expulsar a la población de Birmania, sino también de impedirle regresar a su casa”, dijo Naciones Unidos tras una investigación basada en la entrevista de decenas de refugiados que huyeron hacia el vecino Bangladés.

Más de 500.000 rohinyás huyeron a este país después de que el Ejército birmano lanzara una campaña contra ellos, como represalia por varios ataques perpetrados por rebeldes de esa minoría contra comisarías el 25 de agosto.

La guardia costera de Bangladés interceptó este miércoles a un grupo de rohinyás que intentaba cruzar a nado el río Naf, frontera natural con Birmania.

“Decidieron cruzar a nado los dos kilómetros del estuario del Naf. Los guardacostas los rescataron cuando flotaban con la ayuda de bidones cerca de Shah Porir Dwip”, explicó a la AFP Abdul Jalil, responsable de la guardia costera.

Los 11 rohinyás explicaron que tenían intención de alquilar barcos para transportar a cientos de miembros de la minoría musulmana, entre ellos familiares y amigos, que se encuentran reunidos a orillas del río Naf, del lado birmano de la frontera, añadió.

Numerosos rohinyás seguían acudiendo a la costa birmana el martes con la esperanza de embarcarse hacia Bangladés, a pesar de los riesgos que conlleva una travesía peligrosa en esta estación lluviosa. Al menos 160 rohinyás murieron desde finales de agosto en naufragios, el último de ellos el domingo por la noche. AFP