Trump dice usó lenguaje áspero sobre inmigración, pero no la frase divulgada; rechaza plan bipartidista

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el viernes que utilizó lenguaje áspero en una reunión con legisladores sobre inmigración, pero no las palabras referidas por reportes de prensa.

Según dos fuentes familiarizadas con los comentarios durante una reunión el jueves en la Casa Blanca, Trump cuestionó por qué Estados Unidos querría recibir inmigrantes de Haití y naciones africanas, refiriéndose a algunos como “países de mierda”.

El presidente pronunció esa frase durante un encuentro con el senador demócrata Dick Durbin y el senador republicano Lindsey Graham, quienes le informaban de un nuevo proyecto de Ley de Inmigración promocionado por un grupo de legisladores de ambos partidos, según las fuentes, que pidieron no ser identificadas.

Como es costumbre, las reacciones internacionales no se hicieron esperar, de inmediato la ONU envió un comunicado en donde adjetiviza estas “supuestas” declaraciones del presidente estadounidense como escandalosas y vergonzosas, propias de un “racista”, dijo Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos del organismo citado.

El viernes, el mandatario rechazó además el plan propuesto por el grupo de senadores estadounidenses, argumentando que no financiaba correctamente su prometido muro en la frontera con México. Trump calificó el proyecto como “un retroceso”.

“El llamado acuerdo bipartidista del DACA que me presentaron ayer a mí y a un grupo de congresistas y senadores republicanos era un gran retroceso”, escribió Trump en Twitter, un día después de que legisladores dijeran que habían logrado un acuerdo tentativo para proteger de la deportación a los inmigrantes “Dreamers”.

Bajo la propuesta, Estados Unidos “se vería obligado a recibir grandes cantidades de personas de países con altos niveles de delito”, agregó Trump en un tuit. Reuters