Combates entre bandas criminales desplazan a 700 familias en Colombia

Los enfrentamientos entre grupos armados ilegales en el Bajo Cauca, una subregión del noroeste de Colombia fuertemente golpeada por el conflicto que genera el control de las rutas del narcotráfico, dejan al menos 700 familias desplazadas, informaron hoy fuentes oficiales.

Según las autoridades, los responsables del desplazamiento masivo son el Clan del Golfo, considerada la mayor banda criminal del país, y Los Caparrapos, señalada de varios homicidios selectivos en el Bajo Cauca antioqueño y en el caribeño departamento de Córdoba.

“Le pedimos al Gobierno nacional que le ponga mucha atención a esta situación en el Bajo Cauca, que es crítica y delicada, y en la que le solicitamos que apoye para atender a estas personas, como lo hemos venido haciendo”, dijo a periodistas Federico Gutiérrez, alcalde de la ciudad de Medellín, una de las principales receptoras de las víctimas.

De acuerdo con Gutiérrez, lo que ocurre en la zona es “tan grave que ni siquiera los alcaldes de la subregión saben cuántos desplazados del Bajo Cauca están llegando a Medellín”.

Cifras oficiales indican que este año Medellín, capital del departamento de Antioquia, del que hace parte el Bajo Cauca, ha recibido 1.825 desplazados de esa zona para cuya atención se han destinado 600 millones de pesos (unos 221.363 dólares) desde el primero de enero.

“Se le ha pedido a la fuerza pública contundencia rápida y eficaz en las operaciones que se vienen ejecutando para que retorne la paz y tranquilidad”, comentó la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez.

A su turno, el director de la oficina gubernamental Unidad para las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Álzate Maldonado, explicó que los desplazamientos son producto de “enfrentamientos entre grupos ilegales, más no por amenazas directas”. EFE